LM100 | Andrea Illy

 

Para Andrea Illy, una taza de café expreso no es una bebida. Es un estilo de vida creativo. “Es una experiencia total. Y es polisensual. Entran en juego la vista, el aroma, el sabor, el tacto. Todo”, afirma Illy. Como presidente de illycaffè, la compañía internacional de café, se considera más que un hombre de negocios. Es un químico, un filósofo y un innovador.

La cultura del café —el bar, el pocillo, el café expreso mismo— no sólo proporciona un entorno para la creatividad, hacer y beber un expreso son actos creativos en sí mismos. Usar una máquina de café, sentir el aroma de los granos y molerlos, verter el expreso en la taza adecuada son, según Illy, “todo un ritual”. Beber un expreso integra el cultivo del placer, el cultivo de la creatividad y el cultivo de la contemplación en un único pocillo.

La belleza del pocillo es, entonces, fundamental. Quince años atrás, la compañía comenzó a trabajar con artistas contemporáneos para convertir el pocillo en un cuadro. “El café es el cuerpo, la taza es el vestido. Y el vestido debe ser hermoso”, opina Illy. En un encargo de una serie exclusiva de tazas de cappuccino y expreso de edición limitada, illycaffè incorporó el trabajo de artistas como Louise Bourgeois, David Byrne, Francis Ford Coppola, Federico Fellini, Jeff Koons, Michael Lin, Nam June Paik, Robert Rauschenberg, James Rosenquist y muchos otros.

La participación de Illy en LM100 es brindar esta experiencia de café a los huéspedes de Le Méridien. En la Italia natal de Illy, “Todos van al bar, varias veces al día. Es la catedral del café”, afirma. Illy contribuyó a que Le Méridien presente esta cultura de bar en sus hoteles a través de los cafés en Le Méridien y las degustaciones de café “Hora creativa” de Le Méridien.