Tambo del Inka, a Luxury Collection Resort & Spa, Valle Sagrado

  • Avenida Ferrocarril S/N,
  • Valle Sagrado
  • Urubamba,
  • Perú
  • Mapa
 

Tarifas y habitaciones

Cerrar

Niños por hab.

Esta información nos permite identificar las habitaciones que mejor se adaptan a su grupo y prepararnos para su llegada.

Vea los términos y detalles de las habitaciones para obtener información sobre los cargos por camas plegables o personas adicionales.

Nota: En este hotel, los huéspedes de hasta 12 años de edad se consideran niños. Por favor, adecue la cantidad de adultos y niños según sea necesario.
Vea los términos y detalles de las habitaciones para obtener información sobre los cargos por camas plegables o personas adicionales.

Política del plan familiar

El hospedaje para niños de hasta 12 años es de cortesía en las camas disponibles en las habitaciones. Se pueden cobrar cargos adicionales por camas plegables para niños y adultos.

Tambo del Inka, a Luxury Collection Resort & Spa, Valle Sagrado
Concierge de The Luxury Collection

Todos los concierges de The Luxury Collection son bilingües, expertos en el destino con certificación, que lucen con orgullo la "Les Clefs d’Or", la insignia dorada de la afamada sociedad internacional de concierges, y están ansiosos por poder revelarle los tesoros secretos de su ciudad, región o isla.

Permita que nuestro equipo de concierges le consiga una reserva para la cena, obsequios especiales y flores, y que ponga a su disposición su riqueza de conocimientos sobre la ciudad de Cusco y el Valle Sagrado. A solicitud se organizan también el servicio de traslado y recorridos turísticos.

María Jimena Luna, nuestra Jefa de Concierge, sugiere visitar el místico Machu Picchu, una de Las siete maravillas del mundo. Los sitios arqueológicos cercanos de Pisaq y Ollantaytambo, también son visitas obligadas del área.

Cuando despierte de nuevo el deseo por conocer el mundo, María también sugiere visitar Moray, un laboratorio agrícola inca, construido sobre terrazas solapadas sucesivamente. Una visita a las minas de sal de Maras, donde los incas obtenían sal para todo su vasto imperio, es otra aventura que merece la pena.