The Royal Hawaiian, a Luxury Collection Resort, Waikiki

  • 2259 Kalakaua Avenue
  • Honolulu,
  • Hawai
  • 96815
  • Estados Unidos
  • Mapa
 

Tarifas y habitaciones

Cerrar

Niños por hab.

Esta información nos permite identificar las habitaciones que mejor se adaptan a su grupo y prepararnos para su llegada.

Vea los términos y detalles de las habitaciones para obtener información sobre los cargos por camas plegables o personas adicionales.

Patrimonio del hotel

El 1 de febrero de 1927, The Royal Hawaiian Resort abrió sus puertas de colores moriscos y flamencos, marcando el comienzo de días de sol infinito y de una nueva era de viajes a centros vacacionales de lujo en las Islas de Hawai. Ubicado sobre cuatro hectáreas de la legendaria playa de Waikiki en la costa sur de Oahu, el centro vacacional rápidamente se convirtió en uno de los centros vacacionales más frecuentados por la realeza internacional. Durante la Segunda Guerra Mundial, The Royal Hawaiian Resort fue arrendado exclusivamente para la Marina de los Estados Unidos, pero reabrió sus puertas en 1947, luego de una renovación a gran escala. The Royal Hawaiian Resort rápidamente recobró su fama como exclusivo refugio de las más importantes estrellas de Hollywood, jefes de estado y viajeros adinerados.

Una vez más, The Royal Hawaiian Resort ha renovado su esplendor con una transformación multimillonaria que ha convertido al "Palacio rosa" en algo más que un tradicional centro vacacional de lujo. El nuevo diseño, a cargo del arquitecto Robert Iopa y de la galardonada firma de diseño de interiores Philpotts and Associates, Inc., ha renovado la totalidad del hotel creando una atmósfera decididamente moderna y elegante que conserva el encantador estilo hawaiano. El edificio del Royal Beach Tower se terminó en 1969 y agregó 168 habitaciones y 11 suites, todas con vistas al mar y lanais para satisfacer las exigencias de los viajeros modernos. Separado del histórico edificio por un majestuoso malecón, el Royal Beach Tower cuenta con un exclusivo lounge para huéspedes con servicio de concierge, refrigerios, computadoras, material de lectura y otros servicios. La arquitectura y tono rosado inconfundibles permanecen, como también permanecen los elegantes detalles que reflejan un pasado lleno de historia.