The Westin St. Francis San Francisco on Union Square

  • 335 Powell Street
  • San Francisco,
  • California
  • 94102
  • Estados Unidos
  • Mapa

Tarifas y habitaciones

Cerrar

Niños por hab.

Esta información nos permite identificar las habitaciones que mejor se adaptan a su grupo y prepararnos para su llegada.

Vea los términos y detalles de las habitaciones para obtener información sobre los cargos por camas plegables o personas adicionales.

Política de edad mínima

Los huéspedes deben tener 21 años de edad o más y contar con una identificación con fotografía para reservar una habitación.

The Westin St. Francis San Francisco on Union Square - Histórico, lobby Phoenix de 1907

Histórico, lobby Phoenix de 1907

The Westin St. Francis San Francisco on Union Square
Un pasado colorido

El París del oeste
A comienzos del siglo, los custodios de la familia Charles Crocker anunciaron sus planes de construir el mejor hotel de la costa del Pacífico. Su visión era hacer de San Francisco la “París del Oeste.” Después de estudiar todos los grandes hoteles europeos, desde los de Berlín, Viena y Mónaco hasta el Claridge’s en Londres y el Ritz en París, comenzaron con la construcción del Hotel St. Francis original. Dos años más tarde y con una inversión de 2.5 millones USD, el 21 de marzo de 1904, se inauguró el Hotel St. Francis. A las siete de la tarde, una hilera de carruajes y automóviles de tres cuadras esperaban para ver las torres iluminadas del St. Francis. El hotel se hizo tan popular, que seis meses más tarde, los propietarios anunciaron sus planes de agregar una tercera ala, dos pisos de apartamentos y un salón de baile. El hotel se había convertido en el centro social, literario y artístico de la ciudad.

Un lugar para quedar
“Encontrémonos en el reloj” sigue siendo una frase popular casi un siglo después: madres e hijas, padres e hijos, amigos y amantes, hombres y mujeres de todo el mundo ha quedado alguna vez bajo este antiguo reloj. El tiempo realmente parece detenerse ante la presencia de estos relojes magnéticos, aquí han sucedido tantas cosas y ha transcurrido tanta historia. El reloj original que se trajo al oeste se instaló en el lobby del hotel en la Powell Street después del terremoto e incendio de 1906, y hoy es un símbolo perdurable de la longevidad del hotel.

Una leyenda viva
Cuando el terremoto de 1906 tuvo lugar poco después de las cinco de la mañana, la estructura del St. Francis inicialmente permaneció firme. El Chef Victor Hirtzler y sus empleados corrieron a la cocina y le sirvieron el desayuno en el café al tenor Enrico Caruso y otros miembros de la Metropolitan Opera Company, que habían llegado desde otro hotel en sus ropas de cama a buscar refugio en la Union Square. El joven actor John Barrymore se comportó como era su costumbre después de pasar la noche en la ciudad: subió a su habitación y se fue a dormir hasta que sonó la alarma final. Si bien el hotel sufrió muy poco daño por el terremoto, el incendio posterior fue devastador. Fue una gran sorpresa cuando los trabajadores encontraron al fox terrier del camarero de vinos temblando de miedo pero vivo en el sótano del hotel. Naturalmente, el perro, al que se le puso el nombre de “Francis”, se convirtió rápidamente en el símbolo de sobrevivencia del hotel. Solo 19 meses después del incendio, el St Francis volvió a abrir sus puertas, mostrándole al mundo que San Francisco había triunfado sobre la adversidad.

Un trato realmente exquisito
Desde 1938, The Westin St. Francis San Francisco on Union Square realiza la única operación de limpieza de monedas de plata en el mundo como símbolo de cortesía para sus huéspedes. La costumbre comenzó cuando el gerente del hotel insistió en que se limpiaran las monedas de plata que se usaban en ese entonces para evitar que se ensuciaran los guantes blancos de las damas. Periódicamente, se recoge todo el cambio en monedas, se lavan y pulen en una máquina de bruñir plata, luego se enjuagan y secan bajo lámparas de calor, y se devuelven a la recepción. Por más de 31 años, Arnold Batliner limpió las monedas de St. Francis y se estima que el monto es de aproximadamente $17 millones en monedas. Hoy en día, todos los condutores de taxi y cajeros de San Francisco saben que si reciben monedas que lucen como recién acuñadas, es probable que vengan del St. francis. Una razón más que hace sobresalir a esta gran Dama.